Buenas nuevas, viejas cuentas pendientes


Por Néstor Pablo Aleksink | 13.10.2011 15:23
(Informe completo) - Por primera vez en la historia de nuestro país, las Manufacturas de Origen Industrial (MOI) se establecieron como primera minoría del total de lo exportado, superando por escaso margen a las Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) y a los productos primarios, aunque estas dos últimas mencionadas sumadas superan el 60% del total de lo exportado por nuestro país.

 

Sin dudas, un dato positivo de la realidad, como así también lo es que se prevé para fin de este año un nuevo récord del total exportado, cercano a los us$ 80.000.- millones, a pesar que con seguridad se mostrará una fuerte reducción del superávit comercial.
 

No obstante esta realidad, el mundo sigue cambiando atento a un proceso más que acelerado por lo que hace dos meses atrás se conformaba como un escenario post-crisis por los vaivenes acontecidos en las economías centrales, la coyuntura indica que estos parámetros se han incrementado en sus factores de inestabilidad y que varios países (a través de sus economías) se han sumado al “tembladeral” y no es posible determinar a ciencia cierta cuál será el resultado final de este complejo contexto.
 

En el espacio de América Latina, si bien se mira con cierta preocupación este acontecer, las economías locales no han sentido todavía un reflejo real de estos cimbronazos y los indicadores reflejan un marcado nivel de optimismo con economías en crecimiento y paridades con las principales divisas en calma o con tendencia a la apreciación monetaria, si bien Brasil está monitoreando una lenta devaluación de su moneda, no se esperan resultados de “invasiones” de productos cariocas dado que debería el Real devaluarse casi un 50% para llegar a niveles que tenía hace dos años atrás.
 

Así las cosas, nuestro país se encuentra analizando y proyectando acciones de más y mejor integración en el “patio casero” de los procesos de integración, apuntando fuertemente en dos direcciones, apuntalar al Mercosur como proceso de integración y crecimiento comercial, y fomentar a la UNASUR como el instrumento político y económico que canalice distintas demandas que puedan surgir a futuro. (Como ejemplo, incluyendo la creación del Banco del Sur y la demorada sanción del Código Aduanero Común del Mercosur)
 

Enhorabuena. Muchas veces he criticado desde diferentes artículos las carencias de un proyecto político internacional que fije reglas de continuidad en lo que a Relaciones Internacionales se refiere.

 

¿Qué es lo que marca la actualidad dentro del “debe”?
 

Al inicio de esta nota, mencionábamos el crecimiento de las MOI y el mantenimiento del superávit comercial, dos buenas nuevas pero que al analizarlas con más profundidad podemos decir sin temor a equivocarnos que del total exportado, el 80% se concentra prácticamente en no más de 150 empresas, lo que habla a las claras de una fuerte concentración de la oferta exportable, y lo que es también materia pendiente, la escasa participación de la PyME autóctona que a pesar de haber incrementado su nivel de participación en cantidad de empresas exportadoras, todavía no puede superar el 5/6% de su participación en la torta de bienes exportados.
 

Con sus excepciones, (cada vez menores) América Latina sigue exportando a los países desarrollados productos básicos, al tiempo que sus manufacturas, incluidas en la categoría de las exportaciones no tradicionales, se encaminan sobre todo a los mercados regionales o al comercio intrazona.
 

La competitividad de los productos básicos les permite enfrentar en mejores condiciones la amplitud de restricciones arancelarias y no arancelarias que caracterizan al mercado mundial, aunque es posible que también haya influido la menor capacidad de absorción de los mercados regionales debido a su tamaño, el paralelismo productivo y la menor diversificación industrial, aunque subsisten todavía negociaciones que tiendan a liberalizar más este comercio para los países de la región, y probablemente de este modo, se genere mas “dependencia” del comercio extrazona de productos primarios. (Aquí vale consignar, como ejemplo, que se esta discutiendo entre el Mercosur y la Unión Europea)
 

Nuestro país parece confirmar este diagnóstico. En líneas generales, los coeficientes de las exportaciones a América Latina son positivos (excepción hecha de Brasil) y elevados para todos los grupos de pro¬ductos con algún valor agregado, aunque es de modo considerablemente menor en los bienes básicos sin elaborar. Las exportaciones de éstos últimos y la de básicos elaborados registran un dinamismo mayor cuando se dirigen fuera de América Latina, al tiempo que los bienes manufacturados se exportan más a la región, sobre todo a partir de la entrada en funciones del Mercosur, no obstante que el exportador argentino no ha desarrollado con aptitud ni actitud el mercado centroamericano.
 

Brasil y las consecuencias que tendría una devaluación

 

Entiendo que atar una problemática de intercambio sólo al factor del tipo de cambio expresa un análisis muy simplista, demodé y carente de profundidad de estudio de todas las variables a considerar como importantes en los factores de intercambio; sin ir más lejos, hoy por hoy el nivel estructural de la relación Real/Peso pasa sin duda alguna por el mejor momento comparativo favorable a la Argentina en los últimos 5 años.
El tipo de cambio bilateral entre Argentina y Brasil, es el mejor desde la devaluación del peso argentino, por el valor histórico del tipo de cambio bilateral, por lo que es fácil observar que este tipo de cambio no guarda relación con el resultado de la balanza comercial. (Evidentemente, las variables reguladoras son otras)
 

También, el apego y el respeto por las normas es tarea inconclusa por estas tierras, para generar en definitiva un marco de respeto a las reglas de juego; aquí podríamos mencionar temas como el acatamiento de los acuerdos firmados por la nación, o la limitación a políticas realmente efectivas respecto de la generación de barreras no arancelarias como se han ido sucediendo e incrementando en el último año.

 

Las licencias no automáticas y su aplicación han tenido en los últimos tiempos una significancia importante dentro de este espectro, y en ocasiones (ya sea a favor o en contra) se ha criticado su implementación, y muchos de los que han efectuado estas críticas han establecido un criterio de oportunidad para quedar bien o mal con determinado sector en lugar de efectuar un análisis real del porqué se ha llevado a cabo, opinando con un cierto nivel de desconocimiento que asusta a propios y extraños.

 

La Argentina ha aplicado estas medidas y no puede ser considerada un país “extraño” o único en aplicarlas; otros países han aplicado distintas fórmulas “disfrazando” el mismo concepto proteccionista, por lo cual caerle al estado argentino con todo rigor y tildarlo de improvisado es mirar con ojos muy selectivos lo que se está haciendo en otros mercados con los cuales se nos pretende comparar y que aparecen como la panacea del libre comercio, cuando todos los que estamos practicando comercio internacional desde hace varias décadas sabemos de sobra que el libre comercio es una utopía que es aplicable con mayor o menor rigor en función del interés que sea tocado o del particular momento económico global, como lo es en la actualidad.

 

Cada vez es mayor el efecto de las barreras no arancelarias, lo cual no es obstáculo para que su importancia haya aumentado al sustituir de ma¬nera progresiva la función de los aranceles en el control del comercio internacional, así cuotas, restricciones voluntarias a las exportaciones, reglas de origen estrictas, proliferación de medidas antidumping, (véase el caso China a nivel internacional) barreras técnicas, compras de gobierno y subsidios, entre otros, conforman una red de obstáculos al comercio que pueden considerarse como aleatorios y no redundantes con el regionalismo.


Barreras que tienen relevancia para comprender el espectro de causalidades del comercio

 

En ese sentido, se puede suponer que su empleo internacional representa la verdadera naturaleza de una parte del efecto que algunos estudios atribuyen a los modelos de liberación del comercio, pero que coyunturalmente la realidad ubica en muchos casos en la vereda opuesta.

 

Que quede muy en claro que no estoy proponiendo una vuelta al escenario de los ’45, con una economía mundial muy cerrada, pero si efectuar un análisis más profundo y serio de la actualidad internacional, donde cualquiera puede verificar la aparición de políticas neoproteccionistas ya no atadas necesariamente a la aplicación de un arancel que limite la transacciones internacionales, sino con ingeniosas, y muchas veces imposibles de llevar a la práctica, medidas restriccionistas de diversa índole y carácter.

 

Creo, en ese sentido, que esta política nacional debe ser revisada en forma continua y analizar a quién se protege, porqué y por cuanto tiempo. Pienso con firme convicción que un superávit de balanza comercial no se logra estableciendo limitaciones a las importaciones sino buscando incrementar las exportaciones, en donde todavía persisten impuestos distorsivos que las afectan; no se puede crear compulsivamente “exportadores” de la noche a la mañana porque es sabido que las ventas externas no se incrementan por imposiciones políticas, sino por responder a estrategias comerciales no sólo de país sino también empresariales y cuyos resultados se verifican en el mediano o largo plazo.

 

Como mencionaba anteriormente, circunscribir el análisis a la variable del tipo de cambio demuestra una miopía supina

Muchos observadores hablan de “viento de cola” para explicar el supuesto beneficio del incremento de las exportaciones locales; esto es posible verificarlo a medias, dado que el escenario internacional no es el mejor y nos estamos refiriendo solamente a productos con escaso valor agregado, con un bajo nivel de participación de las empresas PyME en ese contexto. Es decir, hay más demanda de productos en el exterior, que ingreso de productos argentinos llevado a cabo luego de un esfuerzo de apertura de mercados, nos “compran” más de lo que realmente “vendemos”.

Las estadísticas demuestran que el incremento de las exportaciones tienen dos efectos simultáneos; uno de ellos está relacionado con el aumento de las cantidades vendidas, en cambio el otro esta relacionado al precio de los bienes intercambiados. (Efectos cantidad y precio)

Ante esta realidad, y como todavía un alto porcentaje de nuestras ventas externas están dominadas por productos cuyo precio es determinado por el escenario internacional y no por el libre juego de la oferta y la demanda (por ejemplo, los denominados “commodities”), cabe preguntarse que sucedería con nuestras exportaciones si esos precios tendrían en los próximos meses una tendencia a la baja, pues nos encontraríamos, por ende, que el nivel bruto de las exportaciones bajaría drásticamente en lo que a efectos dinerarios se refiere.

Por todo lo expuesto, estamos claramente en un proceso de transición que todavía no marca una tendencia definitiva el camino a seguir en los próximos veinte años, en la Argentina actual aparece mínimamente como descabellado hablar de un plazo que parece una eternidad, y éste es un elemento del cuál nos debemos aferrar para ser un país con crecimiento sostenido, que tenga políticas externas agresivas y asociativas dentro del marco latinoamericano, y que sean inclusivas y sostenidas para aquellos sectores que todavía no participan del negocio exportable.

El corto plazo nos encontrará, como fue mencionado anteriormente, probablemente con la creación del Banco del Sur para paliar déficits de cuentas flacas, con la conformación del Código Aduanero del Mercosur como un paso hacia adelante en nuestro maltrecho proceso de integración, pero aún sin políticas comerciales de bloque o acuerdo de asociatividad que permitan en lo sucesivo no sucumbir ante modificaciones en lo coyuntural económico internacional.

En definitiva, establecer políticas industriales activas e ir modificando paulatinamente un escenario de proteccionismo cautelar y la permanencia económicamente no sustentable de las retenciones en las exportaciones para quitar una contradicción clara respecto de que se protege y que se estimula.

No debemos tener miedo a ser competitivos, ni empezar a pensar seriamente en ser más eficientes para abordar con seriedad los mercados externos, para proyectar ventas de productos con mayor componente de valor agregado y presencia más estable en el escenario internacional. Los actuales niveles de competitividad de muchos sectores de nuestra economía demuestran claramente que lo que se debe repensar es el trasfondo estratégico, y no es echarle la culpa al tipo de cambio o a la inflación, para quedarse en la queja permanente.

Es momento de establecer medidas y estrategias de mediano y largo plazo, no de pensar solamente que pasará mañana. La falta de credibilidad que en muchos mercados observa el empresario argentino es la respuesta a muchas décadas de ineficiencia y falta de previsibilidad.

Claramente, es una idea que le compete en parte al estado, pero no es el único responsable.


(*)Néstor Pablo Aleksink  (Bairexport - Red de Exportadores)

Notas Relacionadas

Envie su comentario

Nombre (requerido)
Dirección de e-mail (requerido)
Comentario (máximo 246 caracteres)


NOTITRANS no se hace responsable por los comentarios de los usuarios. Las expresiones publicadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan.
Facebook Twitter RSS
Notitrans en tu Android



Suscribite a nuestro Newsletter

en tres lineas

  • Indumentaria deportiva.   El Puerto La Plata donó indumentaria al Club Porteño de Ensenada.
  • Expo Logística Panamá.   La octava versión se desarrolla del 22 al 24 de octubre de 2014.

Últimas Noticias


encuesta

¿Le parece oportuna la implementación de bitrenes en rutas nacionales?

Si
No
Ns/Nc

Editorial

Editorial

Notitrans Creamos un sitio informativo en el que organismos gubernamentales, empresas, sindicatos, proveedores, ONG`s, usuarios y profesionales sean los protagonistas a través de sus acciones políticas, columnas de opinión y lanzamientos. Un punto de encuentro integral del mundo del transporte.

Columnistas

Por Eduardo Bastitta

Logística e industria desde un porrón de cerveza   Existe un desfasaje histórico entre la importancia de la actividad logística y la falta de conocimiento y de incorporación de su problemática a la agenda pública. Aún hoy en día cuesta su identificación y muchos todavía se preguntan: ¿La logística es una industria o un servicio?

Por Santiago Solda

El BRICS abre una puerta y numerosas ventanas para la Argentina   La invitación realizada por la Cancillería de Rusia para que Argentina asista como invitado a la próxima reunión del BRICS a realizarse en el mes de julio en Fortaleza, tiene una enorme importancia para nuestro país. Si tras el evento avanza el proceso de incorporación como miembro pleno de ese cónclave, Argentina habrá dado uno de los pasos más importantes en materia de integración desde que entrara en vigencia el Mercosur.  

Por Gustavo López, presidente del CDA.

Por el buen camino   En diciembre del 2013 se llevó a cabo en nuestra institución el acto eleccionario más importante de nuestra historia con un record de votantes. Nuestra lista, la lista azul, resulto ganadora con un contundente 45.39%, lo cual nos hace pensar que seguimos por la senda correcta.

Por Juan Carlos Schmid

Rumbo verdadero   Sin un plan de reactivación y de una mirada estratégica en materia de dragado, la ausencia o la nula relevancia del Estado en las vías navegables seguirá la deriva de los últimos años.

Por Hugo Moyano

La culpa siempre “es el otro” Hace un año atrás, la irresponsabilidad de los funcionarios nos señaló como promotores de situaciones iguales a las ocurridas por estos días. 

Por Alberto Jesús Giudici

¿Es importante aprender a manejar? Desde la creación del automóvil en 1769 por el inventor francés Nicolas-Joseph Cugnot (1725-1804) a la actualidad, su historia y evolución permanecen estrechamente ligadas con los accidentes viales. Estos accidentes que no deseamos que ocurran, representan en la actualidad, la principal causa de muertes y heridos graves en la población joven. 



Desarrollado por
Un producto de